¡Que quiten ya la filosofía!

Sí, que la quiten, pues no sirve para nada. Ya puestos, quememos los libros de filosofía. A estas alturas, casi todos saben que la filosofía no sirve para nada.

La primera en caer va a ser la ética. No hay duda de que no sirve para nada: la casta política ha demostrado empíricamente que la ética no hace falta, es más, puede llegar a constituir un obstáculo, para alcanzar el poder y mantenerse en él. ¿Para qué pensar en qué es justo, honesto o correcto? No nos compliquemos la vida. Así que mejor despacharla del plan de estudios, no sea que a la gente le dé por pensar…

Y si se puede vivir sin ética, también sin la filosofía en general. Pero si al final todo se reduce a la productividad y al éxito, medidos en términos económicos, ya no sobra sólo la filosofía. La literatura, la música, el arte, la historia… son muy poco productivas, resultan todas prescindibles. Y sin embargo, nos ayudan a pensar, imaginar, sentir o proyectar que la realidad puede ser más que lo que damos por supuesto; nos hacen creer que el ser humano puede llegar a ser más y mejor que lo que es. Nos hacen sentir y pensar, aunque a veces sólo sea durante unos instantes como ocurre con el arte, que, a pesar de las circunstancias, o mejor, a partir de las circunstancias que nos ha tocado vivir, podemos aspirar a ser mejores.

¿Se puede vivir sin el arte, sin la ficción, sin el pensamiento? Sí, claro. Pero ¿durante cuánto tiempo seguiría siendo una vida digna del ser humano?

Y como hacía tiempo que no dibujaba, ahí va una viñeta.

libros fil001 copia

P.S.: Me decidí a escribir esta entrada durante el concierto de la Orquesta de Zhejiang. Durante un momento pensé: “Esto no es necesario; se puede vivir sin ello”. Pero después me dije: “¡Pero qué gozada poder disfrutarlo y qué lástima si no estuviera a nuestro alcance!”.

Anuncis

Beethoven y música china

Después de una entrada sobre una película china, no viene mal un concierto de música china. No es que me haya dado ahora ese punto, son sólo coincidencias.

Ayer estuve en Alicante escuchando la Orquesta Sinfónica de Zhejiang. Lo que me atraía del programa era la 7ª sinfonía de Beethoven. Lo de la música china, la verdad, no despertaba mucho interés en mí, aunque, por curiosidad, podría valer la pena. Antes de empezar el concierto, avisaron por megafonía que iban a cambiar el orden del programa: la sinfonía de Beethoven la interpretarían en la primera parte y la música china en la segunda. “Está bien -pensé-, así, si no nos interesa, nos podemos ir”.

Empieza Beethoven. La entrada no me gusta mucho: el timbal demasiado fuerte y algo que no me acaba de gustar en el metal. Aviso: yo no soy un entendido en música, sólo hablo de lo que me gusta más o menos. Pero esa primera impresión desaparece enseguida y, a partir de ahí, a disfrutar de la música y a gozar con la sensación de que, por medio de esta orquesta, gracias a estos músicos, puedo conectar de alguna manera con las emociones de un músico que vivió hace tres siglos, con el mismo Beethoven. Disfruto mucho con el primer movimiento, hasta el punto de llegar a emocionarme. Siento un cosquilleo por la espalda; la mirada, la respiración, todo el cuerpo va experimentando una suerte de sintonía con la música y con la orquesta que la interpreta. Después con el segundo movimiento, que esperaba con ganas. Y así con el resto de la sinfonía. Una verdadera gozada.

Va a empezar la segunda parte, la de música china. ¿Me gustará? ¿Lo soportaré? Comienzan con una pieza espectacular, muy animada, colorista. Te levanta el ánimo. Alegría. De momento el piano introduce una melodía más tranquila, muy dulce, para finalizar con la misma alegría y brillantez del principio. Era la Obertura del Festival, de Shi Wanchun.

La segunda pieza, La luna reflejada en el manantial Er Quan, es mucho más relajada, más intimista. Resulta melancólica. Una solista toca el erhu, un instrumento de cuerda chino. Me sorprende cómo destaca por encima de la orquesta. En la guía informa de que esta obra fue compuesta por un compositor ciego, que vivió pobremente tocando el erhu por las calles y quería expresar su sensación de soledad. Creo que lo consiguió.

La tercera pieza también contó con un solista que, como extra, nos sorprendió interpretando una pieza a base de silbidos. Fue muy agradable. La pieza que menos me gustó fue la cuarta. Pero la orquesta se había metido al público en el bolsillo, le había enganchado, y tanto el público como la orquesta lo estábamos pasando muy bien. Los músicos no tenían prisa, así que el director nos anima aún más dando la entrada a la Obertura de Carmen, de Bizet, y después, también fuera del programa, aún nos deleitaron con tres piezas chinas más, llenas de ritmo, de belleza y de alegría. Así que disfruté mucho, con la música que ya conocía y con la que acababan de ofrecerme. Salí muy animado del concierto; lo había pasado muy bien.

Y después, viaje de vuelta. Una agradable conversación sobre música, filosofía, ética, política… Un poco de todo. Hablar tranquilamente sobre lo que vamos leyendo, nos interesa o nos preocupa. Otra gozada.

Aquí os pongo un vídeo de La luna reflejada en el manantial Er Quan y otro de la Obertura del Festival. (en esta versión no hay piano, ni tampoco unos instrumentos chinos que llevaban la melodía de la flauta y el clarinete) Antes de ir al concierto había echado una ojeada por youtube, pero, como podéis suponer, hay una gran diferencia entre escucharlo así y en directo.

By presocratics Posted in musica

Música per al Dissabte Sant

Aquesta ària, cantada pel baix quasi al final de la Passió segons Sant Mateu de J.S. Bach, expressa que el cantant vol ser com Josep d’Arimatea, agafar el cos maltractat de Jesus per a donar-li sepultura. És mes, vol acollir-lo en en el seu si, convertir-se en el seu sepulcre perquè finalment puga descansar. L’obra de Bach és d’una bellesa increïble.

Purifica’t, cor meu,
jo mateix vull enterrar a Jesús.
Doncs Ell trobarà en mi per
sempre dolç repòs.
Món, aparta,
deixa que Jesús penetre en mi!

Mache dich, mein Herze, rein,
Ich will Jesum selbst begraben.
Denn er soll nunmehr in mir
Für und für
Seine süße Ruhe haben.
Welt, geh aus, laß Jesum ein!

Gradual de la cel·lebració de la Passió (Divendres Sant)

Este és el Gradual que es canta abans de la lectura de la Passió el Divendres Sant. Ens recorda que Jesucrist es va fer obedient fins la mort i una mort en la creu. Per això Déu el va alçar sobre tot i li va donar un nom superior a qualsevol altre nom; és a dir, el va posar per damunt de tota creatura.

Potser ens trobem lluny de la fe que es celebra estos dies; potser no tinguem sempre la mateixa devoció o no tinguem molt clar quin és el nostre lloc en una comunitat cristiana; però no està de més aprofitar estos dies per a recordar, una vegada més, els esdeveniments de la Passió de Crist.

Quan anem sempre fent tantes coses, envoltats de tants sorolls, un poc de silenci i d’assossec pot servir-nos per a prendre’ns el pols de la nostra vida. La música, en este cas el Gregorià, pot servir-nos de companyia.

La versió és dels Monjos de Santo Domingo de Silos.

Hui és Dijous Sant

Hui és Dijous Sant. En molts pobles eixirà esta nit la processó del silenci.  En Oriola, durant el recorregut, es pot escoltar el Cant de la Passió. Una peculiar peça musical de finals del segle XIX que s’interpreta durant els divendres de Quaresma, fins a arribar a la nit del Dijous Sant. Des que la conec, sempre m’ha cridat molt l’atenció.

Conciertos de Vivaldi

Ha empezado la Semana de la Guitarra de Petrer y lo ha hecho con música de Vivaldi. Para mi gusto, un magnífico comienzo. Vivaldi tiene varias cualidades que hacen que la elección sea un acierto:

  1. Sus conciertos son bastante conocidos, y los que no se conocen tienen el aire de familia.
  2. Los conciertos no son demasiado largos.
  3. Las melodías son fácilmente identificables y pegadizas.
  4. Y lo más importante: es una música muy hermosa.

Cuando ya me disponía a salir de casa, mi hijo me ha dicho que quería acompañarme. Muchas veces me lo dice, aunque sea para ir a una reunión al instituto, así que estaba dándole largas. Pero lo he pensado un poco y me he dado cuenta de que hoy era un buen día para que me acompañara a un concierto: Vivaldi, concierto con orquesta, música agradable y fácil de escuchar… Es verdad que él es pequeño y ya era un poco tarde. Pero estamos en verano y ver y oír un concierto en directo es algo especial; así que me ha acompañado. Ha estado bastante atento todo el tiempo, y sin interrrumpir. Me ha gustado la experiencia: disfrutar de la música de Vivaldi en compañía de mi hijo. A él parece que también le ha gustado.

Una anécdota más: cuando me case, unos cuantos guitarristas de la asociación de guitarra PIMA, quienes organizan esta semana, en particular Pepe Payá, tocaron en nuestra boda. Una de las piezas fue precisamente el segundo movimiento del concierto para dos mandolinas y orquesta, que hoy han tocado dos veces: al interpretar dicho concierto y en el bis. Total: una noche para disfrutar.

Si lo queréis escuchar, aquí tenéis una versión:

Y para saber más sobre los conciertos de la semana de guitarra, podéis mirar aquí

By presocratics Posted in musica

Laudate Dominum

Otra de las piezas musicales que más me atraen es el “Laudate Dominum”, el Salmo 116 al que Mozart le puso música para la celebración de las Vísperas Solemnes de Confesores (KV 339). El salmo es muy corto, pero muy hermoso. La traducción castellana dice lo siguiente:

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos.
Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre.

Las vísperas son una oración litúrgica que se reza por la tarde. Suele estar formada por un cántico inicial (himno), dos salmos y un cántico del Nuevo Testamento, una breve lectura y oraciones en forma de petición. Cuando se celebra de manera especial algún santo, se pueden rezar las vísperas que corresponden a la clasificación que la Iglesia Católica ha hecho del mismo. En el caso de los confesores, se refiere a aquellos cristianos que fueron perseguidos por su fe y sufrieron torturas por parte de sus perseguidores, aunque las mismas no llegaron a producirles la muerte (en ese caso serían mártires). Se puede disfrutar de la música de Mozart sin saber esto; pero creo que si lo pongo a vuestro alcance, pues mejor. La cultura y el conocimiento deben servir para ayudarnos a disfrutar más de cuanto está a nuestro alcance.

Requiem de Mozart

El vaig escoltar diumenge passat a la Parròquia “Virgen del Remedio”, d’Alacant. El va interpretar l’Orfeó “Cantabile” i l’Orquestra Pro-música “Ciutat de Benidorm”, dirigida per Joan Espinosa. Ja se que no soc un especialista en música, tant sols m’agrada escoltar-la i, concretament, esta peça l’he escoltada prou, però enllatada. Em va agradar el concert, però hi ha un parell de coses que les haguera preferit d’altra manera. Per al meu gust, el “Lacrymosa” hauria d’anar més lentament i amb menys volum. El mateix diria del “Recordare” i del “voca me cum benedictis” del “Confutatis”. Això hauria creat més contrast entre les diferents parts del Requiem. La interpretació va quedar massa igualada, molt plana, i en una obra relativament llarga, acaba cansant l’oïda.

Per contra, una obra molt més curta i més senzilla, com la “Plegaria a la Santa Faz”, de M. Davia, va resultar encantadora. El director de “Cantabile”, Carles Catalá, va variar el tempo i el volum que havia predominat durant tot el concert.

Fetes estes matissacions, el concert em va agradar i vaig aprofitar per a saludar alguns amics que feia temps que no veia. L’orquestra i l’orfeó van oferir la seua actuació de manera gratuïta per que els assistents que volguéren col·laboraren amb Caritas de la Parròquia. Espere que els haja anat bé. Una forma de ser solidari. Com va dir Joan Espinosa quan eixia del temple: altra cosa no poden oferir, però col·laboren fent música. Una bona iniciativa.

I com ara estic posant més música, ací teniu “Confutatis” i “Lacrymosa” amb la traducció al castellà.

Concert per a piano

No només anem a posar pel·lícules. Què tal un poc de música. Es tracta del 2n moviment del Concert núm 5 per a piano i orquestra, Emperador, de Beethoven. Està interpretat per Glenn Gould. Ja fa temps, uns quants anys, aquesta música i uns moments especialment sensibles per a mi em van inspirar una narració curta. Hui, al tornar a llegir-la, crec que necessita polir-se molt. Qui sap? Igual quan tinga un poc més de temps la reescric. El que no necessita cap rectificació és la música de Beethoven.

Per què no t’animes a escoltar-la?